5 Diferencias entre Resignación y Aceptación

¿Crees que es lo mismo la resignación y la aceptación? Estoy seguro de que sabes que no, aunque normalmente no nos paramos a pensar en las diferencias entre ambos sentimientos. Realmente, son totalmente distintos y hasta contrapuestos.

Resignación

Resignación vs Aceptación

Saber identificar y diferenciar la aceptación de la resignación te va ayudar a ver tu vida de una manera totalmente distinta, a sentirte mejor y poder tomar decisiones que van a repercutir de una manera muy positiva en tu vida.

A continuación, te voy a hablar de una serie de diferencias que te ayudarán a esclarecer ambos sentimientos, y así puedas analizar tus actos y pensamientos desde una nueva óptica, ¿te atreves a cambiar?

1. Victimismo vs Responsabilidad

Quizás lo primero que identificamos cuando hablamos de resignación es la sensación de ser víctima de las circunstancias. Cuando te sientes resignado crees que tú no puedes hacer nada para cambiar tu vida. Esta forma de pensar hace que interpretes el papel de víctima y por tanto sientas impotencia y frustración. Si quieres saber más sobre el victimismo, pincha aquí.

En cambio la aceptación nos lleva a hacernos responsables de nuestra vida y las cartas que nos ha tocado jugar. Sentimos un gran poder que nos hace pensar en todo lo que podemos hacer y por supuesto en luchar por nuestros sueños partiendo de la realidad.

2. Pasividad vs Proactividad

Como habrás podido deducir de lo que te he hablado en el anterior punto, cuando te resignas caes en un estado de abatimiento y pereza que te hacer no actuar y quedarte pasivo. La resignación te invita a no hacer nada y por tanto a ver pasar la vida (pincha aquí para animarte con una preciosa canción).

En cambio la aceptación nos anima a cambiar y a movernos por conseguir objetivos. Entendemos y sentimos que la realidad es así y que partir de ahí, podemos poner todas nuestras fuerzas en construir y modificar aquello que queremos. La fuerza de cambio es enorme.

3. Negatividad vs Entusiasmo

Si te das cuentas, la resignación te va a llevar a un estado de negatividad en el que empezarás a ver las cosas de un amanera pesimista, sin salida, oscura… Dirás que nada merece la pena porque somos esclavos de un sistema, un Dios, una situación política… Esta falta de motivación hará que caigas en un estado de apatía y tristeza que puede llegar a generar enfermedades.

En cambio, la aceptación de la realidad hace que queramos cambiar y mejorar lo que ya hay, y de ahí nace una gran fuerza y motivación que hará que pongas todas tus fuerzas y energías en alcanzar esas metas que seguro tanto ansías. ¿No es verdad?¿Te gustaría alcanzar tus metas, pincha aquí?

4. Dolor vs Alegría de vivir

Si has leído hasta aquí, podrás darte cuenta los diferentes sentimientos y emociones que nos genera elegir una u otra forma de ver la vida.

Resignación

Como ya te he comentado, la resignación nos hace sentir frustración, impotencia, tristeza, apatía, desmotivación… todo lo cual lo podríamos englobar en dolor, ¿no crees? Y el dolor es un estado que las personas no queremos aunque nos acostumbremos a él, ¿verdad? Te invito a que leas una metáfora muy apropiada, aquí.

En contrapartida, la aceptación nos llena de alegría, fuerza, motivación, energía… todo ello podría agruparse en entusiasmo, quizás la palabra que mejor puede definir ese estado de gran alegría por vivir.

5. Revolución vs Evolución

Como último punto quisiera destacar una pequeña consecuencia de ambas actitudes. Cuando nos resignamos y nos sentimos sin poder, queremos cambiar las cosas por la fuerza, de una vez, caiga lo que caiga, sin pensar en las consecuencias y solo mirando nuestro interés. La consecuencia como siempre es más dolor, sufrimiento e involución.

En cambio, cuando aceptamos las cosas, lo que queremos es cambiarlas a partir de ahí, y por tanto actuaremos para ir modificando, mejorando o arreglando lo que no nos gusta e iremos creciendo y evolucionando poco a poco como especie y como seres humanos que somos.

¿Estás de acuerdo? Ahora, tú decides, ¿quieres seguir resignándote o prefieres aceptar la realidad, tomar las riendas de tu vida y cambiar aquello que no te gusta?

Deja un comentario

Leer entrada anterior
Juegos Olímpicos
Lo Que Aprendemos Con Los Juegos Olímpicos

La verdad es que no soy muy fan de los Juegos Olímpicos. Quizás esta primera afirmación te desanime a continuar...

Cerrar