¿Para qué nos sirve la imaginación en nuestro día a día?

La imaginación es una de las capacidades más potentes que tenemos las personas para mejorar nuestras vidas y que, en cambio, no solo no la damos el valor que se merece, sino que incluso hay ocasiones en las que nos da miedo usarla.

Y es que la imaginación es una facultad de nuestra mente imprescindible para poder analizar la realidad, tomar decisiones o simplemente disfrutar. Sin esta herramienta no tendríamos sueños, objetivos ni metas a las que aspirar.

Imaginación
Pero todavía más, la imaginación es una gran herramienta que nos puede ayudar en nuestro día a día para poder sentirnos mejor e ir afrontando todas esas dificultades que inevitablemente se nos cruzan por la vida.

A continuación me gustaría comentar algunos de esos ámbitos en los que la imaginación es imprescindible:

1. Libertad

Sin imaginación no podemos sentirnos libres, ya sea porque esta facultad nos ayuda a “creer” que tenemos libre albedrío o bien sea porque nos ayuda a enfrentarnos a nuestras cadenas principalmente psicológicas.

Y cuando hablo de estas cadenas me estoy refiriendo a hábitos, miedos, prejuicios o ideas asentadas desde hace mucho tiempo y de las que o no somos conscientes o no nos atrevemos a hacerles cara.

Pues bien, la imaginación nos puede ayudar creando alternativas que, aunque nos parezcan extrañas para nosotros o extravagantes, nos pueden dar la clave para esta salvación psicológica.

2. Autoconocimiento

Por supuesto que, si queremos cumplir con el precepto básico para la felicidad como es el “nosce te ipsum” o “conócete a ti mismo”, tendremos que salir de nuestra realidad formada a partir de los elementos más objetivos y visuales con los que nos movemos.

Imaginar nos ayuda a entender nuestro interior, nuestra forma de ser y de comportarnos con los demás. Visualizarnos comportándonos como una persona del otro sexo, por ejemplo, nos puede ayudar a conectar con partes íntimas de las que no sabíamos nada.

Claro está que este autoconocimiento nos lleva a la libertad, ¿no crees?

3. Decisiones

Ya te lo he comentado antes. Actos tan sencillos como cruzar un semáforo en rojo o no hacerlo están basados en la imaginación, ¿o no? Si no pudiéramos imaginar que un coche nos atropellara, es posible que cruzáramos sin ningún tipo de pudor.

Pues este simple acto lo puedes extender a otras áreas como las decisiones políticas o empresariales. Imaginar cuáles van a ser los resultados económicos de una serie de medidas a implementar, ayuda a llevarlas a cabo de una u otra manera , directamente, no ponerlas en marcha.

4. Creatividad

Sin creatividad sería difícil que hoy en día tuviéramos teléfonos inteligentes, probablemente tampoco se hubieran producido la mayoría de inventos y descubrimientos de los que podemos disfrutar en nuestra época.

¿Cómo podría haber descubierto la Ley de la Relatividad Albert Einstein o hubiera concebido Stephen Hawking su Teoría de los Agujeros Negros sin la imaginación? Pero no hace falta irse tan lejos.

Los niños son creativos por naturaleza, y esta creatividad está basada en la imaginación, esa facultad que les hace vivir un viaje intergaláctico estando metidos en una caja en el salón de nuestra casa.

5. Sentido de vida

Y por último, me gustaría hablar de un aspecto en el que la imaginación tiene un papel relevante aunque muchas veces infravalorado. Me estoy refiriendo a su importancia en el sentido que le demos a nuestras vidas.

Sin imaginación no podemos entender cuál es nuestro papel en esta vida, si lo tiene. Sin esta capacidad nos es imposible entender el para qué estamos aquí y si hay un algo después o hubo un antes.

Filosofías, religiones, ciencia… todos esos constructos que hemos creado para entender y explicar nuestro paso por la vida necesitan de la imaginación y nosotros, en nuestro día a día necesitamos también de la imaginación para entender el por qué, el para qué y crear explicaciones que nos ayudan a seguir viviendo e incluso a no querer dejar de hacerlo.

Deja un comentario

Leer entrada anterior
Filosofía
Filosofía y Salud Mental

No puedo evitar mi pasión por la filosofía, y más cuando pienso en la importancia que esta tiene en nuestra...

Cerrar