Los 10 Mandamientos y Sus Beneficios Psicológicos

Me gustaría destacar mi visión aconfesional del artículo. Considero que de este decálogo de leyes pueden extraerse enseñanzas que pueden redundar en un gran beneficio psicológico y es lo que pretendo explicar escuetamente a continuación. Cualquier interpretación interesada, partidista o tendenciosa queda fuera del contenido y la intención de este artículo.

image

Según la tradición católica, en las tablas que Dios entregó a Moisés, quedaban estipulados diez principios éticos a cumplir por todos. Desde un punto de vista psicológico, estos diez mandamientos son imprescindibles para tener una buena salud física y mental.

1. Amarás a Dios sobre todas las cosas

Al entender a Dios como Ser omnipresente, el amor que manifestemos se reflejará no solo fuera, sino también dentro de nosotros. De aquí que al amar a Dios, nos estamos amando a nosotros mismos, y este es el primer paso para la salud psicológica.

2. No tomarás el nombre de Dios en vano

Al expresarnos de manera negativa, destructiva y malintencionada, no solo estamos haciendo daño a ese ser omnipresente (que recordemos es Todo), además perjudicamos a nuestros congéneres, lo que en última instancia redunda en nosotros.

3. Santificarás el día del Señor

En nuestras vidas necesitamos un descanso para escucharnos y retomar nuestra senda. El día del Señor son esos momentos de paz y serenidad en los que paramos y conectamos con nosotros mismos. Escuchamos el silencio.

4. Honrarás a tu padre y tu madre

Al sentirnos agradecidos por la herencia recibida, somos conscientes de aquello que dejaremos a nuestros descendientes. Esta nueva luz hace que seamos personas más comprometidas con la educación de nuestros hijos y de nuestro amor hacia ellos.

5. No matarás.

Al matar sentimos que algo dentro de nosotros muere. Al despreciar la vida nos estamos despreciando a nosotros mismos y por tanto negamos nuestra humanidad. Esta división interna es una herida en el alma y fuente de dolor.

6. No cometerás actos impuros

Los actos impuros son todos aquellos que cometemos sabiendo que no están dictados por nuestra conciencia. Cuando actuamos así, sentimos ansiedad, tensión, malestar corporal, que a la larga acaban perjudicando nuestra salud física y psicológica.

7. No robarás.

Cuando robamos estamos faltando el respeto (no amando) a la persona a la que le hemos hurtado, y por tanto, a nosotros mismos. Esa invasión es señal de desprecio por el otro, lo que indica desprecio y falta de amor propio. Si nos queremos, no sentimos necesidad de robar, pues sentimos que tenemos lo que necesitamos.

8. No levantarás falsos testimonios ni mentirás.

Cuando decimos la verdad estamos colaborando con nosotros mismos, nuestro camino. Si mentimos empezamos a comportarnos como no somos, lo que genera desorientación y pérdida de sentido y significado de vida.

9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

Sabemos que nuestros pensamientos influyen en nuestras emociones y por tanto en nuestros actos. Al pensar acorde con lo que nosotros somos en nuestro interior estamos generando actos beneficiosos tanto para nosotros como para los demás.

10. No codiciarás los bienes ajenos.

En relación a lo anteriormente dicho, al querernos a nosotros mismos y escuchar nuestro corazón, creamos un conjunto de pensamientos que nos ayudan a encaminarnos correctamente en nuestro camino y ganar por tanto en salud.

Soy consciente de lo escueto del artículo, lo que no excluye que en un futuro profundice en su contenido.

Carlos Postigo

Deja un comentario

Leer entrada anterior
5 Claves Para Una Espiritualidad Sana

Creo que hay mucha confusión alrededor del término “Espiritualidad”. Puede entenderse de mil maneras: cosas de las religiones, metafísica filosófica,...

Cerrar