Entrevista a D. Ignacio Morgado – Razón y Emoción

Hace unos días conocí a D. Ignacio Morgado en una conferencia que impartió en el Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid titulada “¿Quién puede más, la emoción o la razón?” Cuando el barco se hunde, sangre fría: comparativa entre los naufragios del Lusitania y el Titanic”.

Emoción
D. Ignacio Morgado

D. Ignacio es un afamado profesor del Instituto de Neurociencia en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Una persona cercana, afable y de trato muy agradable que se ofreció muy amablemente a contestar una serie de preguntas para este blog.

La conferencia que impartió versó acerca del desigual comportamiento de la tripulación ante el hundimiento en dos barcos diferentes: el Titanic y el Lusitania. En el primer caso, la reacción fue más ordenada y racional mientras que en el segundo fue caótica y más emocional.

Se han vertido diferentes teorías acerca de este desigual comportamiento; desde las distintas características técnicas de las naves hasta el factor de clase social como desencadenante de esta desemejante actuación.

Pero se ha llegado a la conclusión de que el factor determinante fue el tiempo. El Titanic tuvo más de dos horas de tiempo hasta que se hundió para organizar y ejecutar el plan de evacuación mientras que el Lusitania solo tuvo veinte minutos.

Esta diferencia en el tiempo es determinante a nivel psicológico debido a que cuanto más tiempo tenemos más interviene nuestra parte racional mientras que ante la urgencia inmediata actuamos más emocionalmente.

Ante estos datos, preguntado D. Ignacio que si tuviéramos más tiempo en nuestra vida seríamos más racionales y menos emocionales y cómo afectaría en nuestro día a día, nos contestó: “No. El tiempo que cuenta para la razón es el que te tomas antes de responder.”

En la conferencia también se expuso “El caso de Phineas Gage”, acontecimiento sucedido en el siglo XIX, en el que un operario sufrió la desconexión cerebral entre el centro emocional y el racional y gracias al cual se evidenció la preeminencia de la emoción sobre la razón.

En este sentido le pregunté al profesor sobre el papel que pueden tener los instintos y me comentó: “Las emociones son un modo de potenciar los instintos, en cierto modo entonces están incluidos en ellas.”

Complementando la ponencia, se podría decir que dentro de lo que llamamos Inteligencia Emocional el objetivo es conseguir un equilibrio entre razón y emoción. Preguntado sobre en qué consiste exactamente este equilibrio y cómo podemos llegar a su óptima expresión, D. Ignacio nos respondió que: “consiste en que lo que piensas coincida con lo que sientes. Hay que intentar cambiar una de las dos cosas hasta hacerlas coincidir.”

En definitiva, tiene que haber un equilibrio entre tres elementos:

PENSAR – SENTIR – ACTUAR

Al finalizar la conferencia, D. Ignacio nos dio algunas referencias acerca de la Inteligencia Emocional en la historia y cómo este concepto tan moderno se lleva trabajando desde la antigüedad. A parte de Marco Aurelio, hizo también referencia a Baltasar Gracián y su “Arte de la Prudencia”.

Por último D. Ignacio me dio la referencia a su libro libro “Emociones e inteligencia social: Las claves para una alianza entre los sentimientos y la razón” en el que trata todas estas cuestiones y muchas más.

Solo me queda agradecer la amabilidad y disponibilidad a D. Ignacio por haberse mostrado tan abierto y cercano con nosotros.

Carlos Postigo

Un pensamiento en “Entrevista a D. Ignacio Morgado – Razón y Emoción

  • […] Si no conoces el famoso caso de Phineas Cage, un operario que sufrió un accidente que le produjo una desconexión  en el cerebro entre la parte racional y la emocional, te invito a que eches un ojo a la entrevista que le hice al profesor del Instituto de Neurociencia en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona D. Ignacio Morgado donde hago referencia a este caso. Te la dejo aquí: Entrevista a D. Ignacio Morgado – Razón y Emoción […]

Deja un comentario

Leer entrada anterior
8 Creencias Que Te Limitan En Tu Vida

Las creencias determinan nuestro comportamiento. Así, una creencia constructiva, retadora y estimulante nos hará comportarnos de una manera motivadora e...

Cerrar